martes, 24 de junio de 2008

30 años del Mundial 78

Por Eduardo Cantaro
En julio de 1966 había 4 candidatos para cuatro Copas Mundiales: México, Argentina, Alemania Federal y España. Los mexicanos corrían con ventaja para organizar el Mundial del 70 desde octubre de 1964, por eso Argentina organizaría el de 1978, mientras que los europeos se repartían 1974 y 1982.

En marzo de 1976 el gobierno de "Isabelita" Perón sufría un golpe de Estado y era ursupado por el Proceso de Reorganización Nacional, encabezado por Jorge Videla, Emilio Massera y Ramón Agosti. Este Gobierno de facto, que llegó a tomar el poder por la violencia que se vivía por enfrentamientos armados entre facciones peronistas de derecha e izquierda, y las acciones violentas de los grupos Montoneros y ERP, abusó de los derechos humanos de los argentinos, secuestrando a militantes de dichos movimientos y de todos aquellos que los apoyaran.
Incluyendo torturas y asesinatos, uno de los peores crímenes que cometieron fue el robo de chicos y recién nacidos, matando a las madres para quedarse con las criaturas.

More...Los militares también crearon el EAM 78 (Ente Autárquico Mundial 78), siendo designados Omar Actis y el Almirante Carlos Lacoste (en 1980 se convertiría en vicepresidente de la FIFA) como cabezas visibles del ente.

Juan Domingo Perón le había encargado la organización del Mundial al Ministerio de Bienestar Social, encabezado por José López Rega y al cual se habían sumado para los detalles de la Copa el propio Lacoste y los sindicalistas oficialistas Paulino Niembro y Lorenzo Miguel.

Pocos meses después de creado el EAM 78 Omar Actis fue asesinado, teóricamente, por los guerrilleros. Pero tiempo después de descubrió que la Armada Argentina (Lacoste era marino) estaba involucrada en el homicidioLa muerte de Actis dejaba como máximo responsable del EAM a Lacoste. Fueron tantas las irregularidade cometidas, que el propio Ministro de Economía, Juan Alemann, criticó la labor del Almirante, que jamás justificó los 517 millones de dóalres gastados durante la organización del evento. Mientras Lacoste estaba amparado por un decreto, Alemann sufría un atentado con una bomba en su domicilio.

Debido a las violaciones a los DD.HH. hacia pueblo argentino, por el mundo corrió el rumor del boicot hacia el Mundial, pero los militares dieron las garantías necesarias a los visitantes (querían hacer propaganda que Argentina no se violaba ningún derecho y que el país funcionaba bien) y nadie renunció a la competición.

Johann Cruyff habría dicho que no se presentaría a jugar el Mundial con su selección por el gobierno militar en Argentina, pero hace 3 meses aclaró a la BBC de Londres que no viajó porque un año antes, había sido secuestrado junto a su esposa en Barcelona y no estaba al 100% de sus condiciones.

Un total de 107 seleccionados se inscribieron para jugar las eliminatorias, de los cuales ingresarían 14. Argentina como local y Alemania Federal como campeona mundial ya tenían su lugar asegurado. Polonia, Italia, Austria, Suecia, Francia, Escocia, España, Hungría y Holanda, fueron los europeos que lograron la clasificación, mientras que Brasil y Perú se quedaron con los dos lugares de Sudamérica. Los bolivianos tuvieron una chance en un repechaje contra los húngaros.

Túnez, Irán y México completaban los 16 equipos, quedando afuera grandes seleccionados como los de Yugoslavia y Unión Soviética, entre otros. Las sedes eran Buenos Aires (estadio de River y Vélez), Mar del Plata, Rosario, Mendoza y Córdoba.

El grupo más difícil fue el A, justamente donde estaba alojado el seleccionado local. A la Argentina se sumaron Italia, Francia y Hungría y los albicelestes debían medirse ante 3 rivales europeos. En el primer partido, contra los húngaros, los argentinos se encontraban en desventaja a los 10 minutos del primer tiempo, pero con goles de Luque y Bertoni (el último faltando siete minutos para el final), los dirigidos por César Luis Menotti lograron remontar el marcador, un 2 a 1 que repitieron ante los franceses, consiguiendo así el pase a la siguiente ronda.

En la última fecha del grupo, Italia (que también se había clasificado), se impuso por 1 a 0 ante los allbicelestes, con gol de Roberto Bettega, y mandó a Argentina al Grupo B de la segunda fase.
En Argentina 1978 se clasificaban los dos primeros de cada Grupo de la fase inicial y pasaban a una ronda semifinal compuesta de dos grupos de 4 equipos. Los primeros de los nombrados grupos jugaban la final, mientras que los segundos, lo hacían por el tercer puesto. El grupo A era en Buenos Aires y Córdoba, mientras que el Grupo B lo hacía en Mendoza y Rosario. Argentina debía jugar los partidos del los grupos semifinales en Roasrio por terminar en el segundo lugar.

Polonia no tuvo mayores inconvenientes en superar el Grupo 2 en la primera fase, empatando ante Alemania Federal y derrotando a Túnez y a México. Y los tunecinos dieron la sorpresa, ya que se convirtieron en el primer seleccionado africano en ganar en un Mundial (3 a 1 México) y estuvieron a punto de dejar afuera a los alemanes (necesitaban ganar, pero empataron sin tantos).

Austria, Suecia, España y Brasil integraban el grupo 3. Los sudamericanos también tenían 3 europeos en el grupo y debutaron empatando ante Suecia. En ese partido, el árbitro galés Clive Thomas, finalizó el partido cuando Zico cabeceó un centro que terminó en gol. En el empate sin tantos ante España, los verdeamarelhos estuvieron a punto de quedarse afuera, ya que el español Cardeñosa recibió una pelota solo ante el arco brasileño vacío. Cardeñosa se acomodó, una vez, lo hizo nuevamente y por tercera vez, cuando se decidió a empujar el balón a la red. Pero el tiempo que se tomó le dio tiempo a Amaral para despejar la pelota. Brasil derrotó a Austria, ya clasificada, y también quedó en el grupo B, junto a Argentina.

Los subcampeones de 1974, Holanda, ganaron cómodamente el grupo 4, mientras que los "campeones del mundo morales", los esoceses, perdían sin atenuantes ante Perú. El técnico británcio Allistair McLeod estaba convencido de que contaba con el mejor equipo del mundo, pero los jugadores sólo pensaban en beber y salir con chicas argentinas. Cuando recapacitaron, habían empatado ante Irán. Sólo tenían un punto y debían jugar ante Holanda. Escocia se impuso por 3 a 2, pero al mismo tiempo Perú goleaba a Irán y entraba en la ronda semifinal.

Holanda, Alemania Federal, Austria e Italia jugaban en el grupo A. Mientras alemanes e italianos empataban en un aburrido 0 a 0, Holanda goleaba a Austria 5 a 1 y ponía un pie en la final. Después jugaron una especia de revancha de la final de 1974 ante Alemania, empatando en 2 tantos. Italia también le ganaba a Austria y se definía el pase a la final ante la Naranja Mecánica. Holanda se impuso por 2 a 1 y por segunda vez consecutiva llegaba al último partido de una Copa Mundial. El histórico triunfo de Austria sobre Alemania, depositó a los italianos en el partido por el tercer puesto.

Quedaba claro que Argentina y Brasil pelearían por los dos primeros puestos del Grupo B. Los locales debutaron ganándole 2 a 0 a Polonia (dos goles de Kempes, que se afeitó los bigotes para la segunda ronda), mientras que Brasil le convertía 3 goles a Perú. En la segunda fecha del grupo B, argentinos y brasileños jugaron su partido entre sí, empatando sin abrir el marcador. Ambos tuvieron situaciones claras para convertir algún gol, pero fueron desaprovechadas.

En la tercera fecha Brasil batía a Polonia en Mendoza por 3 a 1 y se abrió una gran polémica porque el partido de Argentina comenzaría 2 horas después que el de Brasil. Pero los horarios estaban estipulados desde antes del comienzo del mundial, ya que el gobierno había determinado que "Argentina juegue todos sus partidos a las 19 horas, para que el pueblo entero pueda verlos por televisión".

Finalizado el partido de Brasil-Polonia, los canarinhos quedaban con 5 puntos, 6 goles a favor y 1 en contra. Argentina tenía 3 puntos, 2 goles afavor y ninguno en contra. Para alcanzar a Brasil necesitaba hacer 4 goles y que Perú no convirtiera más de uno. Para llegar directamente a la final, tenía que ganar por diferencia de 4 goles.

Los peruanos comenzaron atacando y Muñante estrelló un tiro en el palo de Fillol. Otro ataque peruano hacía tambalear a la defensa argentina, que no hacía pie. Pero a los 21 minutos del primer tiempo, Mario Kempes abrió el marcador y 20 minutos más tarde, Alberto Tarantini aumentaba la cuenta. Nuevamente Kempes, dos veces Luque y Houseman, redondearon un 6 a 0 en favor de Argentina que levantó sospechas (especialmente porque el arquero peruano era Quiroga, nacido en Argentina), pero lo cierto es que 30 años después, jamás se pudo demostrar hecho alguno de que el partido haya sido "comprado".

El 25 de junio Argentina y Holanda se veían las caras en la final de la Copa Mundial de la FIFA 1978. El estadio Antonio Vespucio Liberti estaba colamdo por 71.438 almas que vestidas de celeste y blanco llenaban el campo de juego de papelitos, alentados por el tablero electrónico del Monumental, en el cual aparecía el personaje de Caloi, Clemente, con la frase "Tiren papelitos muchachos". Pero el inicio se demoró, ya que los argentinos protestaron por un yeso que llevaba René van der Kerkhof en su mano derecha, obligándolo a cambiarlo por un vendaje.

El partido comenzó con los dos rivales estudiándose, y los holandeses promovindo un juego violento. Durante el transcurso del juego, las camisetas albicelestes comenzaban a teñirse de rojo por la sangre que emanaba de los tabiques de los jugadores argentinos. Mario Kempes se había convertido en la figura indiscutida de Argentina y estaba dispuesto a demostrarlo en la final. En el minuto 38 de la primera parte recibió en la puerta del área un pase de Luque y atravesó la defensa naranja, convirtiendo el 1 a 0 para Argentina.

En la segunda etapa el seleccionado argentino se replegó y el técnico argentino rearma el equipo para jugar de contraataque. Pero cuando faltaban 8 minutos para el final, una pelota quedó perdida en el ataque derecho holandés, tras un mal "achique" de la defensa argentina y Suurbier envió un centro para que Nanninga convirtiera un gol con un certero cabezazo.

Cuando se había cumplido el tiempo de juego, Holanda tuvo un tiro libre a favor en la mitad de la cancha que conllevaba mayor peligro, pero la acción enmudeció a todo el estadio y paralizó a los argentinos: un pelotazo frontal caía en área entre Olguín y Galván, siendo aprovechado el error por Resenbrink, que estrelló un pelotazo en el palo derecho de Fillol.

En el primer tiempo suplementario los argentinos demostraron que tenían mejor condición física que los holandeses y dominaron claramente el partido. En el minuto 13, Mario Kempes se erigió como el goleador del torneo al entrar al área con el balón dominado, eludir a dos defensores y definir tras un rebote ante el arquero Jonbloed. En la segunda etapa del suplementario, una pared entre Kempes y Bertoni liquidó las acciones del juego con el gol de Bertoni.

Pudo llegar el cuarto, pero ya era hora de festejar el primer título albiceleste en una copa mundial. Merecido para los jugadores. Merecido para el cuerpo técnico. Merecido para los hinchas que veían postergado el título desde aquella primera final en Montevideo, en 1930.

Pero ese título quedó manchado por un gobierno asesino, que utilizó los festejos para tapar el robo de dinero, el horror de los secuestros, las torturas y la matanza de parte de ese pueblo que invadía las calles de todo el país con banderas por el logro. Así y todo Argentina se hizo con el título porque fue el mejor equipo de ese Mundial.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Nunca mejor separado un triunfo deportivo con una dictadura nefasta y asquerosa.


Juan Pablo Gómez Lestelló

SiC dijo...

Cada dia que pasa, admiro más tu trábajo, edu, sos un mostro...

Roberto Parrottino dijo...

Se me hace difícil separar el Mundial 78 de la carnicería de la dictadura. Se me hace muy difícil.

guido dijo...

Eduardo, la verdad, la rompes (?) escribiendo...

Creo que a todos se nos hace difícil separar el Mundial de la dictadura. Desgraciadamente, siempre, irán de la mano...

Artalexis dijo...

Realmente tu trabajo como periodista de deportes es magnifico tus datos y comentarios son un deleite para los lectores...Muchas gracias por tu trabajo saludos.....
En particular disfruto mucho cuando se trata de historia del futbol.....